Un poco de historia del Loto

Mucho más que algo viejo

Mucho más que algo viejo

Cada cierto tiempo me da por revisar algunos resultados anteriores del Loto y cuando encuentro algo particularmente notable (por ejemplo la única vez que salieron sólo números primos, el 26/09/2010), me gusta verificar que esta información sea la misma que la de sitio de Polla. Muy a pesar mío, y me imagino que de mucha otra gente, el actual sitio de Polla no contiene datos históricos, sólo un poco más de un año hacia atrás, hasta el 3 de Enero de 2016 más precisamente.  Afortunadamente para mí, y para ustedes, yo me guardé la planilla Excel con información histórica que antes estaba disponible. Lamentablemente como ya no está, lo contenido allí deja de ser oficial y pasa a ser sólo referencial. Y he aquí lo que contiene esta planilla.

El sorteo #1 del Loto se jugó el 17 de Noviembre de 1989 (¿sacaron la cuenta?, hace 28 años). En esa época se jugaba con 36 números, no había comodín, ni Revancha ni Desquite. No tengo información de cuántos ganadores hubo si es que los hubo, pues la planilla los empieza a incluir desde el sorteo #1549 del 5 de Agosto de 2001. El primer comodín registrado data del 26 de Julio de 1992 en el sorteo #232, presumiblemente cuando fue introducido en el juego. Notable es el hecho que el Loto se jugaba sólo una vez a la semana los días Viernes. El sorteo #44 del 16 de Septiembre de 1990 es el primero que se realiza un día Domingo, y a partir del 27 de Septiembre de ese mismo año se empiezan a realizar dos sorteos semanales, el Jueves y el Domingo. Desde el sorteo #422 del 24 de Mayo de 1994 se comienzan a realizar tres sorteos semanales los días Martes, Jueves y Domingo. Sé que se realizaron un par de sorteos extraordinarios, según lo que yo recuerdo, que no tienen número de sorteo y quedaron en el olvido.

No está claro cuándo se agregaron los números 37, 38 y 39 al juego, pero la primera vez que aparece uno de ellos fue en el sorteo #1887 del 2 de Octubre de 2010, bastante después de la introducción de la Revancha, cuyo primer registro data del 3 de Octubre de 1995. Antes del Desquite, introducido el 8 de Junio de 2010 junto con los números 40 y 41, estaba el Gana-Gana que se jugó entre el 25 de Octubre de 2007 y el 6 de Junio de 2010, y que entregaba premios a aquellas cartillas que hubiesen obtenido el mayor puntaje (3, 4, 5 o 6 aciertos).

Todos estos datos pueden ser comprobados por ustedes si van a la Biblioteca Nacional y piden los diarios de las fechas citadas, pues como ya he dicho, Polla actualmente no tiene esta información en línea. Es una pena, ya que la historia merece ser conocida, incluso la de algo tan trivial como un juego de azar.

Un sorteo extraordinario

Algo que no se ve muy a menudo

Algo que no se ve muy a menudo

No puedo dejar de comentar los resultados del último sorteo del Loto (#3952 del 15 de Diciembre de 2016). Sucede que en todos los juegos, Loto, Revancha y Desquite aparecieron tres números en secuencia. Que aparezcan tres números en secuencia en cualquier juego es bastante infrecuente: 62 veces en el Loto, 54 veces en la Revancha y 55 veces en el Desquite en los 1.022 sorteos realizados. Que salgan en dos de los tres juegos es bastante menos frecuente: tres veces aparecieron en Loto y Revancha, siete veces aparecieron en Loto y Desquite, y una vez en Revancha y Desquite. Esta es la primera vez que ocurre en los tres juegos al mismo tiempo.

Si lo anterior es extraordinario, no deja de ser sorprendente que los números del Loto y el Desquite (los juegos que más veces han salido juntos con tres números en secuencia) fueron bastante parecidos: un número en la primera decena (5 en ambos), un número en la segunda decena (11 en Loto y 17 en Desquite) y cuatro números en la cuarta decena (30, 33, 34 y 35 en Loto, y  34, 37, 38 y 39 en Desquite). Seguro se dieron cuenta que los últimos tres números en cada juego son los que están en secuencia.

Esta situación llamó mi atención porque precisamente se trata de combinaciones no tan frecuentes, pero con otras, las veces en que Loto, Revancha y Desquite son similares, es bastante más común, tanto que pasan inadvertidos. Así es que no se olviden que si juegan pensando en el Loto, probablemente en la Revancha o Desquite saquen más de un punto, o lo que es mejor, si piensan jugando ya sea en la Revancha o en el Desquite, el Loto puede darles más de una sorpresa. Pero esta maravilla tiene un precio: $300 más por la Revancha y a eso hay que sumar $200 más por el Desquite. Ya se sabe, nada hay gratis en esta vida.

Racha de ganadores

Tres son multitud en el Loto

Tres son multitud en el Loto

En los meses de Enero, desde 2011 a 2015, en 6 sorteos del Loto hubo un ganador, en tanto que sólo durante 2016 ya ha habido 3, es decir que de un poco más de un ganador por año pasamos a al menos 3. Como alguna vez anterior comenté, la cantidad de ganadores tiene directa relación con la cantidad de apostadores (o apuestas más precisamente) que participan en un sorteo. Esto puede deberse en el último tiempo a que los montos de los pozos se han acumulado más que antes de que se introdujera el “Jubilazo”. Aparentemente este juego ha atraído más apostadores, los que involuntariamente o no, deben jugar Loto+Revancha+Desquite para acceder al Jubilazo por $500 adicionales, ya que también deben apostar por el “Ahora sí que sí”. Recordemos que jugar con todo (multiplicador incluido) cuesta $2.500.

El “Jubilazo” fue introducido el 20 de Octubre de 2015, y desde entonces ya ha habido 12 ganadores en el Loto. Es probable que esta tendencia continúe, aunque históricamente Febrero es el segundo mes en que menos ganadores ha habido con 7 ganadores en 4 sorteos distintos, detrás de Mayo donde sólo ha habido 4 ganadores en sendos sorteos. Dos razones explican esto: primero porque en Febrero tiene menos días, por lo que en algunos años hay menos sorteos; y segundo porque la gente de vacaciones se olvida de jugar y por lo tanto hay menos apuestas.

Como sea, el que haya más ganadores no implica que nuestras posibilidades de ganar sean mayores, a menos que aumentemos la cantidad de apuestas que juguemos, si no que la cantidad de apuestas diferentes que se juegan en cada sorteo son más. Así que a seguir perseverando y esperar en algún momento ser parte de las estadísticas.

La fórmula para ganarse el Loto

formula

El secreto mejor guardado

Nuevamente el pozo del Loto está acumulado y por supuesto llama la atención de casi todos; un pellizquito a tal cantidad de millones no le viene mal a nadie. Soñar no cuesta nada y cada uno ya ha pensado en lo que haría si logra acertar la combinación ganadora. Pero ganar cuesta un poco más; como lo he dicho antes, el requisito principal para llevarse algún premio es jugar al menos una cartilla, si lo haces, tienes una infinitesimal probabilidad de ganar, pero si no, tu probabilidad es 0.

La mayoría optará por jugar al azar y ni siquiera se preocupará por conocer los números que el “azar” le entregó. Más aún, es muy posible que ni siquiera los revise una vez que se ha enterado que no existieron ganadores o, incluso si hubiese alguno, la cartilla será olvidada en algún bolsillo pues como no estamos acostumbrados a jugar o no creemos en la suerte, damos por descontado que nosotros no somos los ganadores. Un consejo: si quiere ganar, juegue y si juega, revise siempre sus resultados.

Otros buscarán en libros, foros, espíritus y un gran etcétera, la fórmula que les hará acertar los números de turno. Pues bien, simple y claro, no existe la fórmula para ganarse el Loto. O mejor dicho, la única fórmula segura de hacerlo es jugando todas las combinaciones posibles. Esto es impracticable, pues, aunque se pudiera sufragar su costo ($4.496.388.000 si se juega sólo al Loto o $6.744.582.000 si se juega Loto+Revancha+Desquite, de los cuales un 35% aproximadamente tendría que ir al pozo a repartir), deberían realizarse 52 apuestas por segundo durante un día completo para lograrlo. Y lo que es peor, esto no asegura que uno sea el ganador único de cada juego.

Entonces, ¿para qué jugar si es tan difícil ganar? Porque siempre hay alguien que acierta, sea por las razones que sean; la posibilidad está ahí, es real, y nadie ha dicho que el próximo ganador no puedas ser tú.