Pozos acumulados

Escoja su favorito

Sin que se note mucho, da la casualidad de que los tres pozos del Loto (Loto, Revancha y Desquite) se han acumulado sobre los $1.000 millones estimados a repartir cada uno. Ninguno de ellos es, por sí sólo, capaz de atraer a muchos apostadores, lo que es curioso, pues cuando ocurre, la mayoría de los jugadores esporádicos compra un boleto al azar “con todo”, es decir, apuestan $2.500 (multiplicador incluido) a seis números que les entrega una máquina. Esta apuesta les da oportunidad de acertar, al día de hoy, en nueve pozos distintos: a los ya mencionados más arriba hay que agregar Ahora sí que sí y cinco categorías de Jubilazo. Así que, en general, sólo cuando el Loto está muy acumulado es que vemos la avalancha de jugadores apostando.

Ya lo he comentado en otras ocasiones, una cartilla tiene las mismas probabilidades de ganar en cualquiera de los juegos y en teoría, podría ser ganador en más de un juego a la vez. Hasta donde yo he podido comprobar, nunca se ha repetido una cartilla ganadora en cualquiera de los otros juegos. La explicación es sencilla: si en cada sorteo se realizan nueve juegos distintos (lo que no es totalmente cierto, pues el Jubilazo apareció hace unos pocos años solamente), tendríamos un total de 12.456 combinaciones ganadoras desde que se utilizan 41 números. Esta cifra es insignificante en comparación a las 4.496.388 posibles combinaciones de 6 números entre 41; esto hace que la probabilidad de que salga una combinación nueva sea muchísimo, inmensamente mayor a que se repita alguna antigua.

Así que, si vas a jugar una cartilla, asegúrate que la combinación que elijas no haya aparecido previamente. Otro consejo es, dependiendo de tu presupuesto para juegos de azar, apuesta a la mayor cantidad de juegos posibles con una sola cartilla. Por último, yo no recomiendo jugar con multiplicador, pues este sirve para incrementar el monto de los premios menores del Loto (quina, súper cuaterna, cuaterna, súper terna, terna y súper dupla) y nosotros vamos por el premio mayor, no por migajas.

Vuelta a la calma

Tres que van a terminar igual

Finalmente pasó la vorágine que llevó a medio mundo (y tal vez un poco más) a intentar suerte con una cartilla del Loto. Los casi $10.300 millones se repartieron entre cinco afortunados que se llevaron algo así como 3 millones de dólares cada uno. Y ahora quedamos en competencia los jugadores de corazón, a quiénes no nos importa realmente el monto del pozo, si no que nos mueve la emoción de encontrar un método que nos permita, al menos un poquito, predecir el futuro. Y aquí estamos, pobres como las ratas, pero felices.

Han pasado 5 sorteos desde entonces y en uno de ellos hubo un ganador, el que acertó la combinación ganadora que tenía 3 números repetidos del sorteo anterior. Me gusta pensar que algo tuvimos que ver con ese resultado, pues desde hacía algún tiempo el Apostador estuvo publicando que aquella condición podría aparecer en cualquier momento. Otra condición que podría aparecer ahora es que salgan tres números terminados en un mismo dígito: el promedio es uno cada 12 sorteos y ya van 28 sin que ocurra; aquella última vez fue la terminación en 5 que además estuvo acompañada por otros dos números terminados en 0.

La terminación con mayor probabilidad de salir es 1 pues, como ya saben, existen cinco números terminados en 1; en cambio, de cualquier otra terminación sólo hay cuatro números. Estadísticamente, las terminaciones con más tríos son: 1, en 20 oportunidades, 5 en 13 sorteos, 0, 8 y 9 en 12 ocasiones. Las terminaciones con menos tríos son 2 y 4 en 7 oportunidades cada una, y 3, en 8 ocasiones. Todas las terminaciones aparecieron al menos una vez durante el año 2018, salvo la terminación en 4, cuya última aparición en trío fue el 09/07/2017. Nadie sabe cuándo aparecerá el siguiente trío de números terminados en un mismo dígito, pero les aseguro que pasará, y espero que en el momento que ocurra ustedes hayan escogido sabiamente los suyos.

Anatomía de un resultado

Vamos por partes

Los números de la combinación ganadora del último sorteo del Loto (que pasará a la historia sin pena ni gloria) no eran nada fuera de lo común ¿O sí? Para empezar, no hubo ninguno mayor que 31, lo que calza perfecto con fechas, que es la forma predilecta de los apostadores para escoger números. Dos de ellos, 20 y 16, están dentro de los diez más frecuentes del Loto, ninguno está dentro de los diez menos frecuentes. El número 20, junto al 23 y 34, era el que más tiempo llevaba sin salir y además correspondía a la suma de los dígitos del sorteo 4+2+8+6.

Quizás lo más llamativo es que no se repitió ningún número de la combinación ganadora anterior, a pesar que en dos de cada tres sorteos y se repite al menos un número. Tampoco aparecieron números en secuencia, lo que ocurre en tres de cada cinco sorteos, con al menos dos números consecutivos. En cinco de cada seis sorteos aparecen al menos dos números terminados en un mismo dígito, cosa que tampoco ocurrió en este sorteo. Esta condición, no-repetidos + no-seguidos + no-terminación, se había producido 42 veces antes, la última ocasión el 30/10/2018, hacía 41 sorteos. Considerando que en promedio ocurre cada 32 sorteos, no es extraño que sucediera el domingo pasado.

Aparecieron cuatro números pares y dos impares, la tercera distribución par-impar más frecuente del Loto (una vez cada cuatro sorteos). No salieron número primos, cuarta (de siete) distribución primos-no primos del Loto (una vez cada doce sorteos). Por último, la suma de los números de la combinación ganadora fue 114, y el rango de valores más común en el Loto es mayor que 106 y menor que 151 (en el 60% de los sorteos realizados).

Esto no significa que haya sido un regalo, como dice Elfenbein en su programa. Si hubiésemos buscado las combinaciones posibles que cumplan con todas estas condiciones (incluido que contenga el número 20), cosa que pueden hacer quienes hayan contratado un plan Avanzado en www.elapostador.cl, habríamos encontrado 39. Al precio de Loto+Revancha+Desquite, habríamos gastado $58.500 y obtenido $9.200 millones a cambio.

¡Chanten la moto! Escoger todas estas condiciones es tan difícil como elegir los números ganadores, si no, no estaría escribiendo este comentario, ¿no les parece? No incluir cualquiera de estas condiciones hace que el número de combinaciones posibles aumente considerablemente y si nos equivocamos al escoger alguna, el Loto no estará dentro de las combinaciones ganadoras.

Querido apostador, cualquier método que utilices para buscar tus números es igual de bueno, sólo necesitas un poquito de suerte, la que yo te deseo por montones.

Acerca de ternas

Tres de seis

Todavía seguimos esperando que algún suertudo se gane el Loto. Esto, claro, hasta que alguien efectivamente se lo gane y pase a ser, si no somos nosotros mismos, el desgraciado, el CSM o el huevón cuevúo que le achuntó. No nos amarguemos, siempre habrá alguno y, muy probablemente, sea otro el que tendrá que lidiar con los problemas de hacerse cargo de $5.000 millones y fracción. Para mí, que me conformaría con la “fracción”, no representa ningún incentivo adicional el que el pozo esté acumulado: yo juego por el afán de acertar. Ahora si en el camino accidentalmente gano un pozo exorbitante, bueno, habrá que apechugar.

Seamos sinceros, la mayoría de nosotros apunta a una terna como su mejor resultado, eventualmente una cuaterna o súper cuaterna, y con muchísima suerte, una quina. Pues bien, existen 10.660 ternas distintas que se pueden formar con 41 números. Ya que se escogen 6 números en cada cartilla, en realidad estamos jugando 20 ternas distintas, es decir, la probabilidad de acertar a una terna es de 1 entre 533 posibilidades. No es por desilusionar a nadie, pero es como acertar 1 terna cada 3 años, en promedio.

Sin embargo, aparecen ganadores, eventualmente más de uno, cada cierto tiempo. Ahora que el Loto está súper acumulado, se espera que se jueguen millones de apuestas. Si cada una de ellas es diferente, entonces es muy probable que se jueguen casi todas las 4.496.388 posibles combinaciones y por lo tanto aparezca un ganador. Y con un poco de suerte, a lo mejor aparecen tres de los seis números que yo voy a jugar.