No lo puedo creer

El Loto anda de vacaciones

A pesar de la gran cantidad de apuestas realizadas en el sorteo pasado, nuevamente no hubo ganadores en el Loto, con lo que el pozo ha llegado a un monto aún más millonario. Mientras no se jueguen todas las posibles combinaciones de 6 números entre 41, siempre habrá una posibilidad de que nadie acierte, y eso es precisamente lo que ocurrió. Podría decir con bastante seguridad que, en cada sorteo, hay efectivamente combinaciones que nadie juega, como por ejemplo aquellas donde los seis números son consecutivos, incluso aquellas donde hay cinco números seguidos. Otras combinaciones no tan extremas, pero igual de improbables, tampoco son jugadas por los apostadores, a menos que lo hagan al azar. Por ejemplo, aquellas donde aparezcan todos los números que terminan en un mismo dígito o aquellas que solo ocupan una fila o una columna en la cartilla.

Sin embargo, el Loto nos ha dado bastantes sorpresas en los escasos 1.355 sorteos realizados utilizando 41 números. Por ejemplo, en una ocasión aparecieron cinco números consecutivos y todos ellos en la misma decena: 21, 24, 25, 26, 27, 28, sorteo #4060 del 24/08/2017; en otra oportunidad aparecieron los cuatro números terminados en cinco: 5, 7, 9, 15, 25, 35, sorteo #3773 del 25/10/2015; en otra ocasión fue en ocho: 8, 18, 23, 28, 33, 38, sorteo #2965 del 26/08/2010. Por último, en una ocasión, aparecieron sólo números primos: 2, 13, 19, 29, 31, 37, sorteo #2978 del 26/09/2010. Pero estas son ocasiones extraordinarias y distan bastante de lo común. Lo que quiero decir es que, si vamos a jugar pensando en hacer una cartilla que nadie más tenga, probablemente lo logremos, pero es bastante más probable que no ganemos nada.

Lo más seguro es que la próxima combinación ganadora sea bastante “normal”, como la del último sorteo; tanto así que nos vamos a preguntar, como casi siempre que vemos el resultado, ¿cómo es que no se me ocurrió jugar esos números? Así que a no desesperar, si no ganamos en este sorteo, siempre habrá uno siguiente. Como les digo siempre, no importa mucho la forma en que escojan sus números, si quieren ganar al Loto, tienen que jugar al menos una cartilla. Mucha suerte para todos.

Los convidados de piedra

La última opción de muchos

Probablemente sean los números más olvidados del Loto, y seguramente fueron los principales responsables de que no haya habido un ganador en el último sorteo. Me refiero a los números 40 y 41. Para las personas que juegan sus cartillas en base a fechas, solo usarán estos números si algún familiar o suceso importante ocurrió en los años 40 o 41 del siglo pasado. Para el resto, son como el 0 y 00 de la ruleta, casi despreciables (en el buen sentido de la palabra). Sin embargo, 40 y 41 tienen lo suyo.

Fueron los últimos en incorporarse al actual formato del Loto, el 8 de junio de 2010, y desde entonces, 40 y 41 han aparecido juntos en 27 combinaciones ganadoras del Loto, en dos de las cuales hubo un ganador, uno con algo más de $1.000 millones y el otro con un pozo por sobre los $3.500 millones. En la Revancha han aparecido en 29 sorteos, ninguno con ganador, y en el Desquite han salido en 22 sorteos, solo uno con un ganador que se llevó $290 millones aprox.

Si sumamos las apariciones de cada número en los sorteos Loto posteriores a uno donde salieron 40 y 41 juntos, tenemos que el número 25 ha salido diez veces y que el 23 nunca ha salido; el 40 se ha repetido cuatro veces y el 41 lo ha hecho en dos ocasiones. Curiosamente, el número más frecuente del Loto, 33, ha aparecido solo en dos sorteos posteriores, y el número menos frecuente, 39, lo ha hecho en seis ocasiones, lo mismo que 2, 6, 9 y 21, que son los que más han aparecido después del 25. El número que más veces ha salido junto a 40 y 41 es también el 25, en siete ocasiones, seguidos por 3, 13 y 33 en seis ocasiones. En cambio, 2, 6, 24 y 27 nunca han aparecido junto a ellos.

¿Pueden volver a salir 40 y 41 en el próximo sorteo? Por supuesto que podrían salir, sobre todo ahora que estamos esperando que se repitan tres números, aunque es poco probable: nunca antes ha sucedido, pero en el Loto siempre hay una primera vez.

Súper Loto

Buscando el premio mayor

Ahora sí que se puso bueno el Loto, tanto así que es noticia en todos los noticieros y periódicos del país. No es para menos, se trata del mayor premio que un juego de azar haya repartido: $7.200 millones estimados a repartir a quiénes acierten los seis números de la combinación ganadora. Menos el 2% de comisión para la agencia vendedora (aunque si se vende por internet, sin agencia de por medio, igual va el descuento), menos pitos y flautas, usualmente el pozo sería menor a $7.000 millones, sin embargo, todo dependerá finalmente de las apuestas que se jueguen hasta el martes, lo que podría incluso hacer llegar el pozo a bastante más que lo estimado en un principio..

Han pasado 39 sorteos desde la última vez que apareció un ganador del Loto. En la anterior ocasión con más sorteos sin ganador pasaron 34 sorteos, con un estimado a repartir de $4.590 millones. Recordemos sí, que el mayor pozo entregado fue de $6.200 millones estimados a repartir, los que se acumularon durante 20 sorteos y se llevó un solo apostador. Alguna vez comenté acerca de lo extraño que resulta que con tan pocos sorteos sin ganador (20) se haya acumulado tanto el pozo en aquella ocasión y ahora se hayan necesitado tantos para reunir una cantidad similar; curioso, por decir lo menos.

No hay recetas para acertar al próximo sorteo. En realidad, salvo por el monto del pozo, este sorteo es igual a cualquier otro y cada número tiene las mismas probabilidades de aparecer. Una cosa les diré: los números 20, 23 y 34 aparecieron juntos hace 19 sorteos y no han vuelto a aparecer. Nunca antes había pasado con tres números. Con dos sí había ocurrido, incluso dos números pasaron sin salir 23 sorteos juntos. Lo que quiero decir es que cualquiera de los tres es una buena opción para jugar. Si escogieron uno, ahora sólo deben encontrar cinco números que lo acompañen.

Acerca de ternas

Tres de seis

Todavía seguimos esperando que algún suertudo se gane el Loto. Esto, claro, hasta que alguien efectivamente se lo gane y pase a ser, si no somos nosotros mismos, el desgraciado, el CSM o el huevón cuevúo que le achuntó. No nos amarguemos, siempre habrá alguno y, muy probablemente, sea otro el que tendrá que lidiar con los problemas de hacerse cargo de $5.000 millones y fracción. Para mí, que me conformaría con la “fracción”, no representa ningún incentivo adicional el que el pozo esté acumulado: yo juego por el afán de acertar. Ahora si en el camino accidentalmente gano un pozo exorbitante, bueno, habrá que apechugar.

Seamos sinceros, la mayoría de nosotros apunta a una terna como su mejor resultado, eventualmente una cuaterna o súper cuaterna, y con muchísima suerte, una quina. Pues bien, existen 10.660 ternas distintas que se pueden formar con 41 números. Ya que se escogen 6 números en cada cartilla, en realidad estamos jugando 20 ternas distintas, es decir, la probabilidad de acertar a una terna es de 1 entre 533 posibilidades. No es por desilusionar a nadie, pero es como acertar 1 terna cada 3 años, en promedio.

Sin embargo, aparecen ganadores, eventualmente más de uno, cada cierto tiempo. Ahora que el Loto está súper acumulado, se espera que se jueguen millones de apuestas. Si cada una de ellas es diferente, entonces es muy probable que se jueguen casi todas las 4.496.388 posibles combinaciones y por lo tanto aparezca un ganador. Y con un poco de suerte, a lo mejor aparecen tres de los seis números que yo voy a jugar.